Recuperar y divulgar nuestro patrimonio de la música clásica más cercana y popular...

Qué es el Ágora.Lab

Un proyecto de investigación y divulgación de nuestro patrimonio musical más cercano...
El Ágora.Lab es un proyecto autónomo auspiciado por la Fundación Civiliter...

Nuestro Proyecto nace por iniciativa del profesor José María Redondo, violonchelista y catedrático de Música de Cámara en Sevilla, interesado hace años en conocer la olvidada música de un periodo muy ágil de nuestra historia musical y de sus creadores, que desde las hemerotecas conocía de su existencia...

Entre mediados del siglo XIX y principios del XX, un número importante de destacados músicos andaluces y españoles habían compuesto piezas muy interesantes, habían adaptado otras y todas ellas las habían interpretado, con formaciones muy funcionales y versátiles y capaces de llegar al mayor público posible, en cualquier rincón de nuestra tierra.

La localización de estas partituras y en su caso, ponerlas al día, significaba un reto ilusionante al tratarse de maestros españoles reputados de su época.

El interés creció al descubrir que en diferentes bibliotecas había una importante cantidad de partituras (originales o reducidas), la mayoría escritas para la formación “Sexteto”, amarillentas por el tiempo, casi todas manuscritas, y algunas editadas, que requerían ser analizadas con detenimiento; el resultado inicial de este trabajo fue sorprendente al descubrir a unos excelentes músicos, desconocidos y olvidados, autores de obras de gran valor compositivo, música perteneciente al periodo de la Música Española-Costumbrista, música popular.

Considerando el gran valor e interés que suponen estas desconocidas composiciones, que pertenecen a nuestro patrimonio y no fueron interpretadas desde hace casi dos siglos, nuestro objetivo fundamental es darlas a conocer en diferentes espacios, además de continuar en la búsqueda y recuperación.

----

José María Redondo presentó su proyecto a la Fundación Civiliter que, en virtud de sus objetivos estatutarios, decidió acogerlo y crear una línea específica de trabajo dedicada a la recuperación y divulgación de nuestro patrimonio musical más cercano, dando soporte y cobertura a esta iniciativa de divulgación cultural.

  • Un alto grado de profesionalidad...

  • Un serio trabajo de recuperación...

  • Unos programas para todos los públicos...

  • Un firme compromiso con nuestro patrimonio musical...

Para comprender la vida musical en Andalucía, desde la segunda mitad del siglo XIX hasta bien entrado el XX, es fundamental considerar el Sexteto, toda una fuente sorprendente rica en actividad…

Llamamos sexteto (también denominado “orquesta de cafetín” u “orquestina”), a una agrupación camerística formada por un cuarteto de cuerda, piano y contrabajo; el cuarteto aporta el equilibrio de voces, la amplitud de registros y la expresividad, el contrabajo, el apoyo rítmico y sonoro y el piano, la capacidad armónica, que de alguna forma amalgama el conjunto.

Posiblemente una de las causas por las que era más frecuente encontrar sextetos que otro tipo de conjuntos como cuartetos o tríos, hoy tan habituales, sea la dimensión orquestal que tenía esta agrupación, verdadero vehículo divulgador de la música sinfónica a través de los arreglos y transcripciones; sin embargo, era, obviamente más barato que una orquesta.

Durante este periodo, esta formación de sexteto era habitual en toda España y la encontramos bien realizando exclusivamente conciertos, o formando parte de todo tipo de manifestaciones culturales (literatura, cine, pintura) o lúdicas (banquetes, cafés o bailes) y como acompañamiento o colofón en actos políticos, religiosos, académicos, benéficos, asambleas o discursos, en una época en la que la música en directo no había sido todavía sustituida por la música grabada; literalmente llevaron la música a la calle. Eran el hilo conductor que unía los distintos mundos musicales, y los espacios acotados para distintas clases sociales, al tocar el mismo sexteto en un Casino, en un Hotel, en una tienda, en la Casa del Pueblo, en un centro recreativo o en la casa particular de un personaje de la alta sociedad.

Todas las ciudades y la mayoría de los pueblos tenían su propio sexteto, que alternaba con la banda local, y colaboraban en la difusión de la música en todos los rincones y para todos los estratos sociales, difusión valiosísima si tenemos en cuenta que se trataba de una población con un índice de analfabetismo muy alto y de difícil acceso a la cultura.

Sus componentes eran músicos de muy alto nivel desde el punto de vista técnico, interpretativo y compositivo, y pertenecer a una de estas agrupaciones suponía haber alcanzado el máximo en su profesión; la competencia era considerable y pugnaban entre sí a la hora de programar sus actuaciones, siendo el público quien calificaba la dificultad y calidad de las obras interpretadas.

Llevaban a cabo una gran labor divulgativa, al realizar arreglos de obras sinfónicas poco escuchadas; no sólo realizaban arreglos (reducciones) de obras del repertorio consagrado, sino de novedades, música española, y de autores coetáneos ayudando a familiarizar al público con repertorio nuevo.

El repertorio consistía principalmente en reducciones de Zarzuelas, tan de moda en esta época, intercalando danzas y piezas populares: Valses, Pasodobles, Serenatas, Pasacalles, Zarabandas….. la mayoría compuestas por ellos y sometiéndolas a reñidos y exigentes concursos.

LAS PERSONAS

Integrantes del Ágora.Lab

Ángela Rodríguez Gema

Violín 1º

María Losana Arévalo

Violín 2º

Miriam Gallardo Cano

Viola

Rosa V. García Varela

Violonchelo

Elena Farratell Ruiz

Contrabajo

Óscar Vicente Sánchez

Piano

José María Redondo

Director
Violonchelista, miembro del histórico y reconocido Cuarteto Númen. Catedrático de Música de Cámara en el Conservatorio Superior de Música de Sevilla. Compositor.

Programas 2017

(Programas para sexteto. Consultar para otras formaciones.)

Si quiere contactar con nosotros, lo más fácil es por correo electrónico...

NOTICIAS